Un Lab es una metodología pero también un arte. Un espacio cuidado para que inspire y active el pensamiento lateral. Un evento disruptivo que tiene como resultado decisiones estratégicas y networking. Raimon Albiol pone palabras a lo intangible y da testimonio del valor de su experiencia en estos términos:

La experiencia del Lab en Montgó ha sido un regalo que no olvidaré. Ha representado una experiencia de plenitud muy intensa, de conexión conmigo mismo y de estar muy presente. 

Las herramientas facilitadas, como el Brain Talent Profile, han supuesto un descubrimiento y el ejercicio de reflexión ha sido de mucho interés por su enfoque a obtener un plan de acción. El debate con l@s compañer@s del grupo ha sido muy enriquecedor y ha generado mucho aprendizaje.

Tengo grabados el azul del mar y los pinos, el calor del sol, el olor del bosque mediterráneo, la brisa del viento en la piel y el sonido del el mar. Y la sensación de ligereza de mi cuerpo, de paz y libertad. Una experiencia sensorial que me ha permitido escucharme a mí y a la naturaleza. Me ha dejado una fuerte huella y ha creado unos fuertes lazos con los compañer@s de la jornada”.